Sitirio, un proyecto asociado a las leyes del progreso

Cuando se habla abiertamente de ciudad, hay que reunir una lista de elementos clave, entre ellos, el transporte y la movilidad ocupan los primeros espacios dentro de la pirámide argumental o el marco teórico. El desarrollo, por supuesto, es un factor que arroja variedad de luces y que hay que tener muy en cuenta. Tal y como es el caso del análisis que nos compromete ahora mismo, en esta columna, el caso del municipio de Rionegro.

Cuando el crecimiento del número de habitantes es cada vez mayor (exponencial), hay que darse la oportunidad de repensar el sistema de comunicación vial de cualquier región, y no solo con avances en materia de infraestructura (como lo ha propuesto la EDESO de Rionegro durante los últimos años), se debe visualizar un proyecto que tenga la capacidad de resumir un conjunto de procesos en los que el desplazamiento y la interconectividad, estén etiquetados como pilares e íntimamente relacionados con cuatro bases específicas: acceso, monitoreo, servicio y eficacia.

En este caso, son importantes los ejemplos, las experiencias más próximas que nos permitan vislumbrar resultados posibles o por lo menos, resultados ideales. No es necesario ir demasiado lejos, demos un apresurado vistazo a Medellín, la capital del departamento de Antioquia.

Cuando por primera vez se habló de un sistema de transporte llamado METRO, las opiniones no fueron las mejores, la crítica pública estuvo tocándole los talones al proyecto desde su génesis. En el Archivo del diario El TIEMPO, encontramos relaciones directas como esta:

Anotación extraída por el periodista Juan Diego Ortiz Jiménez.
El Tiempo

Es bien sabido por toda la comunidad antioqueña, que el Metro de Medellín entra incluso a ser un referente turístico, una apuesta arquitectónica de infraestructura y un claro ejemplo de sustentabilidad.

En los archivos del mismo diario (El Tiempo) encontramos algo que sucedió a Andrés Julián Rendón Cardona, anterior alcalde de Rionegro, quien propuso la iniciativa con el nombre de Sonrío, aunque se trataba del mismo proyecto, la comunidad manifestó algunos baches en la socialización del mismo, baches que esta vez, espera subsanar el actual alcalde de Rionegro, Rodrigo Hernández Álzate.

En el año 2019, por solicitud expresa del entonces candidato Hernández, se consideró la suspensión de la implementación de Sonrío, tomando forma oficial el jueves 31 de octubre, cuando Rodrigo Hernández Álzate ya era por voto popular, el alcalde oficial de Rionegro. Hay entonces que tomar en consideración la siguiente afirmación, publicada por el medio hegemónico El Colombiano:

Extraído del artículo escrito también por Juan David Ortiz Jiménez. Publicado en El Colombiano y fechado el 30 de octubre de 2019, en relación a Sonrío.

Hernández, en su carrera a la Alcaldía de Rionegro, evidenció la inconformidad de algunos ciudadanos e integrantes del sector de transportadores del municipio, con la suspensión, no se quería frenar de plano un proyecto tan innovador, más bien, se ingresaba en una sala de espera en donde se pretendía hacerle ajustes, para que el proyecto fuera más maleable y se ganara la aceptación de los hasta entonces, negacionistas. De ahí, la empresa SOMOS, liderada por David Orlando Quintero presentó públicamente Sitirio, un propuesta mucho más pensada y fundamentalmente más madura, enfocada en mejorar los problemas de movilidad y congestión vehicular que se presentan en Rionegro, e incluso, ayudar a que los municipios aledaños se beneficien y se nutran abiertamente de un proyecto con relieve nacional.

A pesar del momento crítico que atraviesa el mundo, en medio de una pandemia y de un futuro a veces incierto, la Administración Municipal de Rionegro, haciendo cohesión directa con la fórmula política Juntos Avanzamos Más y contrastada por la empresa SOMOS, ha gestionado un nuevo proceso de socialización, a través de sus redes sociales, en donde la ciudadanía siente, verdaderamente, que se están tomando en cuenta sus puntos de vista, para formar esa ventana que le permita a todos, mirar en conjunto, el Rionegro del futuro. Ese Rionegro es un Rionegro inteligente y sostenible, una ciudad en donde los gajes producidos por operaciones de movilidad, serán cosa del pasado, así lo ha ido demostrando SOMOS. Muy contrario a lo que los comentarios arbitrarios y sin base quieren hacer creer, Sitirio es un sistema óptimo, pensado por el ciudadano y para el ciudadano. Por eso la mutación de la iniciativa, Sitirio es el perfeccionamiento de los errores que presentaba Sonrío.

Usted mismo, ciudadano, puede verificar y validar cómo van las fases de socialización del proyecto en las redes sociales de SOMOS y de la Alcaldía de Rionegro (también sus respectivos portales web), el objetivo preliminar de Sitirio es crear una conexión entre estaciones en el menor tiempo posible y un servicio de calidad para el usuario, se arrancará de raíz la tradicional guerra del centavo entre transportadores, se eliminará la competencia de los circuitos individuales. El Sistema Integrado de Transporte Inteligente de Rionegro garantizará la disponibilidad de rutas y mantendrá un flujo vehicular saludable para el actual mapa vial del municipio, y a gran formato del Oriente Antioqueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *