Desmanes antes y después del partido del DIM

La final de este jueves entre el Deportivo Independiente Medellín (DIM) y el Tolima era importante, entre otras cosas, porque serviría de evaluación para considerar el regreso del público a los estadios.

Con eso en mente, las autoridades definieron los protocolos de bioseguridad necesarios. Entre ellos, estaba el permiso de ingreso de 30 integrantes de “La Murga Del Indigente” al estadio y del seguimiento desde un puesto de mando unificado, así como el despliegue de policías en la zona.

Sin embargo, las medidas no resultaron ser lo suficientemente efectivas para controlar la euforia de los hinchas.

Tanto antes como después del encuentro entre los dos equipos, en las inmediaciones del Estadio Atanasio Girardot hubo grandes aglomeraciones de personas, sin respetar el distanciamiento social ni el uso de tapabocas.

Hasta el momento, las autoridades no se han manifestado respecto a lo ocurrido. El alcalde Daniel Quintero, por ejemplo, solo hizo un llamado en Twitter para que la celebración se haga con “mucho juicio, recuerden que el virus está ahí afuera esperando el error de cualquiera”.

Así, no se sabe aún si los comportamientos evidenciados en videos compartidos en redes sociales afectarán el regreso de los hinchas para apoyar a sus equipos presencialmente.

Vía: El Colombiano.

Por: Leonardo Botero Hernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *